Pascual Ortolá

 Click en la primer foto para iniciar slideshow o en cualquier foto para agrandar (F11=pantalla completa):
Click para agrandarClick para agrandarClick para agrandarClick para agrandarClick para agrandarClick para agrandarClick para agrandarClick para agrandarClick para agrandarClick para agrandarClick para agrandarClick para agrandarClick para agrandarClick para agrandarClick para agrandarClick para agrandarClick para agrandarClick para agrandarClick para agrandarClick para agrandarClick para agrandarClick para agrandarClick para agrandarClick para agrandarClick para agrandar 
La peluquería de Pascual Ortolá es la más antigua de Tres Arroyos y uno de los comercios más viejos de la ciudad. Inició actividades en el año 1924 en el mismo local de la calle 1810 Nº 565 donde funciona actualmente.

El padre de Pascual, un inmigrante español llegado a la Argentina en 1919, aprendió los rudimentos del oficio de peluquero en la península ibérica y se perfeccionó ejerciendo la actividad en el sur de nuestro país y en la localidad rural de Estación Barrow, desde donde se trasladó a Tres Arroyos con el propósito de darle un renovado empuje al negocio.

Nacido el 26 de agosto de 1931, Pascual comenzó a trabajar como ayudante en la peluquería paterna cuando tenía sólo 17 años. Tres años más tarde tuvo que hacerse cargo del comercio a causa del fallecimiento de su padre.

Si bien el salón se ha ido adaptando a los tiempos en la mayoría de los aspectos, la Peluquería Ortolá todavía conserva algunas características de mediados del siglo XX que le confieren un aspecto distintivo.

Ortolá no sólo ha sabido desarrollar con éxito el oficio que heredó de su papá, también se ha interesado en el deporte, consiguiendo diversos logros en natación, pesca y casín. Sus éxitos deportivos se exhiben en las paredes de la peluquería en forma de trofeos y medallas y en varias fotografías.

Como nadador estuvo muy cerca de integrar el equipo olímpico argentino, pero vio coartada esa oportunidad cuando su padre le impidió seguir compitiendo porque había obtenido “muchas medallas y ningún trabajo” que le permitiera ganarse la vida. Sin embargo, Pascual pudo reparar aquella frustración cosechando más de 30 triunfos en concursos de pesca y excelentes desempeños en el casín, actividad que a los 77 años continúa practicando con el mismo entusiasmo que lo llevó a destacarse en otros tiempos.

(Septiembre 2008)


 
 
 
  
  powered by FotoRevista